Rurenabaque y Pampas: Animales de todas las especies

Posted in Viajes on 14 junio 2010 by Ibizamagica

Desde mi experiencia de “hospital” en Ecuador había prometido no volver a la selva si no era en buenas condiciones; nada de pasar penurias o dormir en carpas. Si, tengo que reconocer que no me adapto fácilmente a la naturaleza en estado puro, que no soy amiga de los insectos y que los animales salvajes, me dan respeto.

Sin  embargo, la indecisión sobre la disponibilidad de  los vuelos y el poner de acuerdo al grupo, hizo que nos lanzáramos a la aventura destino Rurenabaque.

“Rure” se sitúa en el departamento de Beni, a unos 400 km de La Paz, 18 horas en autobús o media hora en mini-aviones de hélice que aterrizan en una “pista” de césped.

Esta localidad  tropical es una de las más turísticas de Bolivia, ya que es el punto de partida de todas las excursiones, que se resumen a dos: SelvaPampa.

Selva implica visitar la Reserva Pilón Lajas o el Parque Nacional  Madidi, declarado entre los 20 lugares con mayor interés turístico a nivel mundial por National Geographic.

 La Pampa es la sabana o los llanos. La vegetación no es tan densa como en la selva, pero es más fácil ver a animales, ya que estos están  totalmente adaptados al tráfico turístico. Lo que les falta a los lagartos y caimanes es saludar a las barcas que van pasando.

Elegimos  Pampa, aventura “low-cost”. Por unos 40 euros puedes conseguir un tour que incluye guía, transporte, excursiones y comida. Yo, perjudicada del día anterior, me dejé llevar. Al fin y al cabo todas las agencias son similares y es más suerte que elegir bien el que no se estropee un motor,el guía se emborrache o la mosquitera de tu cama esté rota.

 La aventura comienza con un viaje en jeep de unas 3 horas hasta el río Yacuma, desde donde se coge una lancha unas  2 horas hasta el albergue.

Los “campamentos” son muy rústicos. Casetas de madera, camas con colchones demacrados y cubrecamas a modo de mosquiteras.

 Como no hay mucho más que hacer que mirar las estrellas, nos acostamos pronto con un intenso olor a caca de mono,  que todas pisamos antes de entrar al dormitorio comunitario.

Por la mañana el tour de la anaconda. Yo visualizaba relajarme en una hamaca, leyendo uno de los capítulos de “Amor Líquido”, porque me conozco. Tras la presión social no tuve más remedio que calzarme unas botas de caucho del 42 que han sudado cientos de gringos antes que yo.

La verdad que no concibo cuál es el atractivo en ir pisando el fango bajo un sol abrasador buscando serpientes. Me quejo, y ya sabéis cómo soy cuando me quejo, pero ya no hay vuelta atrás.

La verdad que hay bastantes grupos caminando; sólo me consuela ver al grupo de chicas del “campamento mini-falda”, que caminan sin rechistar,  y pensar que muy mala suerte tengo que tener para ser justo yo la que encuentre a la anaconda. 

Por la tarde buscamos delfines rosas para nadar entre ellos. En teoría donde hay delfines, no hay peligro para bañarse, pero el color del agua y los cocodrilos en la orilla no me convencen demasiado,  y prefiero mirar.

Después, mi momento del día: Ver el “sunset” en uno de los pocos campamentos que vende cerveza fría.

Cuando comenzó el festival de mosquitos nos metimos en el bar, botella Flor de Caña en mano, luz verde, calor, música y estrógenos. De esa combinación no puede salir nada bueno,

A la vuelta un paseo nocturno: locura colectiva, ruiditos desconocidos, cocodrilos con ojos de gato, e historias de barcos-fantasma.

Terminamos la excursión pescando pirañas, con un viaje de vuelta sin incidentes y homenaje final en Rure.

De camino conté un montón de animales: indiferentes caimanes, monos juguetones, pájaros voladores, ratas gigantes, tortugas…más o menos unos 41

Diccionario Boliviano

Posted in Otros on 9 junio 2010 by Ibizamagica

  • Aoringa aorita aoritita – Enseguida, ahora (hasta una hora)
  • Bombilla –Pajita, cañita
  • Camba– Nacido en el oriente de Bolivia
  • Capa- Audaz, valiente
  • Caserita– Persona a la que compras
  • Colla– Del occidente de Bolivia. Despectivo
  • Compadre/comadre– Padrino/a
  • Cojudo– Gilipollas
  • Cola, poto– Culo
  • Culo- Palabra re-fea para decir culo
  • Cuñapé -Pan de yuca relleno de queso (ideal para celiacos:-)
  • Challar- Bendecir cosas nuevas.
  • Chamarra- Abrigo
  • Chaqui– Resaca.
  • Chica, enamorada– Novia, pareja
  • Chico, enamorado– Novio,  pareja
  • Cholitas– Mujeres indígenas
  • Chompa-Jersey de lana cerrado
  • Chuño– Patata “prehistórica”
  • Chupar/ Tomar–  Beber alcohol
  • Churo– Guay, bello
  • Decime– Dime
  • Deli– Bueno, delicioso
  • Farrear- Ir de fiesta
  • Grave– Espectacular, impresionante
  • Gringo– Cualquier extranjero
  • Guagua– Bebé
  • Hola que tal– Hola (no les importa qué tal)
  • Jailón– Pijo
  • Luser-perdedor
  • Maestro– experto en un oficio
  • Pachamama– Madre tierra
  • Sorochi– Mal de altura
  • Saco- Chaqueta con botones
  • Surazo–  Viento frío del sur
  • Vivo- Inteligente
  • Yatiri–  Brujo aymara
  • Yaaaa– Expresión paceña tras la cual todo el mundo se ríe

La gran Chiquitanía

Posted in Viajes with tags on 26 mayo 2010 by Ibizamagica

Situadas al noreste de Bolivia, a unos 200 km de la ciudad de Santa Cruz, las Misiones Jesuíticas de Chiquitos, siguen respirando la atmósfera de paz y espiritualidad que instauraron los jesuitas después de más de cuatro siglos de historia.

Las bautizaron “Chiquitos”, porque sus habitantes, a pesar de pertenecer a diferentes tribus y hablar distintas lenguas, eran bastante pequeños. Se crearon inicialmente para proteger la frontera del territorio ocupado español de los traficantes de esclavos portugueses, y por supuesto, con la intención de evangelizar.

A pesar de ser un contexto difícil, las misiones en esta zona terminaron conformando, (en cierto modo y salvando la imposición) un escenario de encuentro entre culturas: Los jesuitas introdujeron las artes y oficios europeos, y los indígenas los enriquecieron con sus propias visiones. Introdujeron una forma de organización comunitaria y ordenada a la que los nativos nómadas se adaptaron en menos de medio siglo.

La música fue el idioma de encuentro entre ambos, y los locales mostraron un don especial para tocar instrumentos, cantar y componer.

Hoy en día este lugar sigue siendo privilegiado en cuanto a música se refiere, organiza cada dos años un Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca, y conserva archivo musical más grande y con los manuscritos mas antiguos de Latinoamérica.

Adentrarse en estas tierras es sumergirse en el mundo misional como si de una película se tratase. Destaca sobre todo la arquitectura; los templos aún cumplen la función religiosa, y son muy originales en materiales y colores.

La construcción es en madera con grandes columnas talladas y alegres murales en colores naturales.

Sin embargo, el encanto del entorno no sería tal sin la magia de la sonrisa de la gente que allí habita, que hace que este lugar tenga algo especial, (sobre todo si lo comparamos con otras zonas de Bolivia).

Tradiciones y costumbres se mantienen junto a atisbos de modernidad, en un lugar tranquilo y seguro.

En cuanto al ocio nocturno, no olvidar cantar en un karaoke….puedes amanecer metiendo “un pesito” en una rockola  para cantar los hits de “la más grande“…por supuesto, al día siguiente todo el mundo hablará lo peor de los gringuitos

Las misiones de de San Javier, Concepción, San Rafael, San Miguel, Santa Ana, Santiago y San José de Chiquitos fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1990.

Y entonces…lo pequeño se hizo grande…

«Ad maiorem Dei gloriam»

El Sajama: La cabeza de un rebelde

Posted in Viajes with tags , on 11 mayo 2010 by Ibizamagica

El Parque Nacional Sajama se sitúa en el departamento de Oruro, muy cerca de la frontera con Chile. El volcán que da nombre al recinto, el Sajama,  es la cumbre más alta de Bolivia. Su altitud es de 6542 m, y es un volcán extinto que alberga nieve permanente en su cumbre.

El área natural, la primera de Bolivia,  se creó para proteger y prohibir la tala de la queñua, un arbusto que constituye los bosques a mayor altitud del mundo (entre 4000 y 5000 metros).

La mayoría de la gente que  visita este parque son amantes del andinismo, ya que su meta es escalar alguna de las altas montañas de la Cordillera Real.

Sin embargo, no es necesario subir a alguno de los imponentes cerros para disfrutar de espectaculares paisajes, en compañía de animales andinos como llamas, alpacas o vicuñas.

Dentro del perímetro también se pueden encontrar lagunas, géisers y aguas termales. Darse un baño en una de las piscinas naturales fue uno de los grandes alicientes de este viaje, y es que remojarse en estas aguas sulfurosas calientes de los volcanes,  es el mejor  reconstituyente tras 4 horas de viaje desde la Paz.

Nos alojamos en Tomarapi, un alojamiento comunitario  famoso sobre todo en la “temporada alta” de andinismo. Aunque tiene todas las comodidades, calefacción y buenas camas,  hay que pensárselo muy mucho para ducharse, y el peso las tantas mantas (o la altura) a penas te deja respirar al dormir.

Es por eso quizá que sueñas mucho, y el sueño se transforma en cuento, y cuenta la leyenda Bolivia hubo una guerra entre montañas:

Wirakocha, el dios supremo, quería que las cuatro grandes montañas  de la cordillera reinaran en paz. Sin embargo el Illimani, el Huayna Potosí y el Illampu, se disputaban la soberanía con un rebelde.

El deseo de poder del más conflictivo produjo un enfrentamiento que duró un milenio,  hasta que apareció Thunupa, dios de la justicia, que con su honda divina disparó una piedra de oro con la que partió la montaña conspiradora en dos.

La cabeza salió despedida del impacto, y es por eso por lo que le llamó Sajama (el alejado). El cuerpo es otra montaña llamada  Mururata (el decapitado)…y de esta manera la paz llegó a la Paz

¿Porqué  será  que la  cabeza de un rebelde, es el punto más cercano del cielo?

El Salar de Uyuni: Donde la tierra se confunde con el cielo

Posted in Viajes with tags , on 1 mayo 2010 by Ibizamagica

 

El Salar de Uyuni es el mayor desierto de sal del mundo, ubicado a 3500m de altura y con una extensión de 12.000 Km2. Encontrar un salar a tantos kilómetros de la costa sólo se explica porque su área estuvo cubierta hace miles de años por un inmenso mar.

Se calcula que alberga unos 10.000 millones de toneladas de sal, y una de las mayores reservas del mundo de litio, un codiciado mineral necesario para la energía del futuro.

-“Todo es posible, nada es seguro” , repetía a cada inconveniencia nuestro conductor Oliver mientras masticaba decenas de hojas de coca.

Con esta filosofía comenzamos este genuino viaje cruzando inverosímiles parajes, infinitos horizontes blancos, y desiertos interminables.

La ciudad de Uyuni es el punto de partida de la mayoría de expediciones al salar, y de aquí partimos después de 12 horas de viaje en autobús desde la Paz. Por delante un tour de 3 días, un 4×4, tres improvisados compañeros de viaje y un “maestrito” (conductor) polivalente un tanto caradura.

La primera parada es en el Cementerio de Trenes, un conjunto de raíles y máquinas oxidadas entre basura y pintadas en medio de la nada. Por los alrededores, la basura arrastrada por el viento es un elemento más del paisaje. A priori no parece ser nada especial, pero evoca el recuerdo del antiguo esplendor de Uyuni, que gracias al auge de la minería, fue punto de partida del primer ferrocarril de Bolivia que cubría la ruta Uyuni- Antofagasta. Sin embargo, esta ilusión de “progreso” terminó con las crisis de la minería. Los trenes dejaron de funcionar pero no los retiraron, y hoy soportan el peso de cientos de turistas que trepan por su oxidada maquinaria todos los días.

La siguiente parada es en el pueblo de Colchani, dedicado casi exclusivamente a la explotación de la sal. Además de prepararla para el consumo, la trabajan artesanalmente, fabricando desde figuritas a estatuas de sal que se exponen en un “museo”.

A medida que uno se adentra en el salar la superficie es lisa, y con la velocidad sólo se distinguen grietas con formas geométricas. De repente todo alrededor es blanco.

Nada es tan sobrecogedor como el sentimiento de soledad que te invade cuando te sumerges en tal inmensidad. Es como estar en medio de un océano sin olas, ni horizonte, ni puntos de referencia.

De la nada aparece la Isla Incahuasi o Isla del Pescado. Allì se encuentran cactus gigantes que pueden superar los 10 metros de altura. Desde la parte más alta de la isla sólo se observa la llanura plana y blanca.

Ha sido suficiente acción para un día, y por la noche dormimos en un hostal comunitario construido con bloques de sal: hasta las paredes, sillas y mesas están construidas de este material. La comida y la prepara el conductor, (no en vano llevamos una bombona de butano en la vaca), y después de una velada de cartas interrumpida por un corte eléctrico, salimos a observar el cielo, tan superpoblado de estrellas que no parecía que cupiera una más.

El segundo día salimos del salar rumbo a la frontera con Chile. El paisaje es más desértico y se alcanzan los 5000 metros. Vistamos las lagunas Cañapa, Hedionda, Chiar Kota, Honda y Ramadita, (donde habitan flamencos) y el mirador de Volcán Ollagüe. A lo largo del recorrido se pueden ver montañas de colores y formas suaves, como de plastilina, y tras una parada en el Árbol de Piedra, se llega a la Reserva Eduardo Abaroa, donde se encuentran Laguna Colorada y Laguna Verde, llamadas así porque toman los colores respectivos a determinadas horas del día.

El último día vemos amanecer en los Géisers del Sol de Mañana, un panorama casi extraterrestre, de agujeros con lava, humo y olor a azufre. Después de un bañito en unas aguas termales nos dirigimos a la Laguna Verde, atravesando un desierto bautizado como Desierto de Salvador Dalí.

De camino tuvimos nuestro segundo percance con el todoterreno. Nos quedamos en medio de un desierto hasta que otros conductores pararon a ayudarnos. Con un cable y una bolsa de plástico enroscada, arreglaron por segunda vez la bomba de la gasolina, y es que las chapuzas inverosímiles que utilizan para arreglar los coches son el delirio de cualquier mecánico.

Ya sabemos Oliver, “todo es posible, nada es seguro”….seguramente lleguemos a tiempo de tomar el autobús de vuelta a la Paz….problemente habrá sido un recorrido inolvidable…

La Carretera de la Muerte…de tragedia a atractivo turístico

Posted in Viajes with tags , on 23 abril 2010 by Ibizamagica

 

La Carretera de la Muerte es el nombre de la vieja carretera que une la Paz con los Yungas. Ostenta un sobrenombre tan tétrico porque se calcula que unas 200 personas murieron al año mientras fue la única vía de comunicación entre la Paz y las poblaciones yungueñas.

Desde que se inauguró una nueva carretera asfaltada, la vieja ha quedado para  uso casi exclusivo de los turistas ávidos de emociones fuertes.

En la Paz,  se cuentan por decenas las agencias de turismo que anuncian en sus puertas una inolvidable experiencia: “The Dead Road”, un descenso en bicicleta por una peligrosa carretera por la que pese a ser casi inexistente, no se descarta la circulación de coches o camiones. Sin embargo, no todas las empresas, disponen de un equipo en condiciones necesario para minimizar el riesgo que tiene el recorrido, sobre todo para ciclistas sin demasiada experiencia, así que es mejor no escatimar en dinero, y comprobar que la agencia tenga bicis adecuadas, cascos, guantes y trajes impermeables.

El Tour comienza en la Cumbre, un paso situado a 4700 m, y desciende hasta Coroico, a unos 1100 m. Por delante 64 km y un desnivel de 3600m, desde la alta montaña hasta el bosque subtropical.

El camino tiene entre 3 y 4 metros de ancho. A la derecha, una pared vertical de la que  cuelgan lianas y caen pequeñas cascadas de agua. A la izquierda un precipicio que puede llegar a alcanzar los 500 metros.

Antes de comenzar la bajada, el guía advierte de que debes mantenerte a la izquierda, y es que en esta carretera la ley dice que hay que conducir “a lo ingles”. Además los que descienden deben detenerse para cederle el paso por la derecha a los que suben.

Esto se explica porque si hay un cruce entre coches,  el conductor, que a la bajada queda en el lado izquierdo, tiene más capacidad para maniobrar al borde del precipicio.

Los primeros kilómetros son de densa niebla y llovizna que apenas te deja ver. En cualquier momento cualquiera puede solicitar ir en la furgoneta que acompaña a los ciclistas, y es que la primera parte es la más peligrosa. Las evidencias de accidentes, y los homenajes a fallecidos que se pueden ver por el camino, tampoco animan mucho.El suelo empedrado y húmedo requiere de un firme y continuo control del manillar y del freno por lo que los brazos quedan bastante cansados.

En pocas horas de descenso, el clima cambia, y comienzan a notarse la humedad y el cambio de vegetación, hasta que llega un momento que te sobra el pantalón y la chaqueta impermeable.

A la llegada a Coroico, comida y un baño en la piscina, entre mosquitos más hambrientos que nosotros.

Felices de haber completado un descenso de  64 km en bici, aunque no todos lo disfruten de la misma manera…

Un paseo desde la cordillera andina hasta la cuenca amazónica…

Machu Picchu: El secreto mejor guardado de los Inkas

Posted in Viajes with tags , on 13 abril 2010 by Ibizamagica

“Me sentí infinitamente pequeño en el centro de aquel ombligo de piedra, ombligo de un mundo deshabitado, mundo orgulloso y eminente, al que de algún modo yo pertenecía. Sentí que yo mismo había trabajado allí en alguna etapa lejana cavando surcos, alisando peñascos. Me sentí chileno, peruano, americano. Había encontrado en aquellas alturas difíciles, entre aquellas ruinas gloriosas y dispersas, una profesión de fe para la continuación de mi canto”                      P.Neruda

Machu Picchu (montaña vieja en quechua), es considerado el atractivo turístico más conocido e importante de Perú. No son sólo los restos prehispánicos, sino el espectacular entorno natural,  lo que  hace este lugar tan especial.  El centro arqueológico se encuentra en la cima de la montaña de difícil acceso,  entre paisajes de selva tropical y el valle del río Urubamba.  Al frente está el Huayna Picchu (montaña joven), a la que sólo los más madrugadores pueden acceder después de esperar una larga cola.

El pasado diciembre,  las fuertes lluvias provocaron derrumbamientos que destrozaron los accesos, obligando a evacuar el lugar y a cerrar la ciudadela.

Después de duros trabajos para restablecer los accesos y  el servicio ferroviario, el pasado 29 de marzo,  Machu Picchu abrió de nuevo sus puertas al público.

La desinformación ha sido tremenda para aquellos (entre los que tenemos la suerte de encontrarnos) que han viajado en Semana Santa a Cusco con la intención de visitar las ruinas.

PeruRail (la empresa de trenes), tiene ahora mismo el monopolio para operar en el único tramo restablecido entre Piscacucho (km 82) y Aguas Calientes (el pueblo de entrada a Machu Picchu), y por tanto el poder de  cobrar 53$ por un trayecto de hora y media.

Se rumoreaba que los billetes de tren, estaban reservados con semanas de antelación, que no había tickets hasta mayo, que se podían comprar los billetes para el día siguiente levantándose a las 5, que sin ticket de tren no se podía entrar al recinto….Las  agencias, desesperadas por la situación, ofrecían Tours alternativos de dudosa seguridad, con transporte de 10h en  bus y 5h caminando  por 150 dólares.

Despues de las diversas opiniones y alternativas posibles,  y con la impotencia de no tener billete, nos presentarnos al día siguiente en la estación de Piscacucho, a 82km de Cusco con  un número de reserva de tren inventado. Perseverancia e indignación, fueron suficientes argumentos para poder tomar el tren a Aguas  Calientes.

Ante la incapacidad de gestión, el riesgo, la insistencia y el morro, son las únicas armas que funcionan.

Con la excusa del gran número de personas que ingresaba diariamente en el recinto, y el impacto que esto suponía sobre el camino y las ruinas, han tratado de disminuir el impacto y  aumentar la rentabilidad por turista subiendo los precios (45$ la entrada). Ni siquiera se puede ir caminando por el famoso Camino del Inka (ruta de 4 días), por menos de 250$.

Pese a su innegable espectacularidad, Machu Picchu se ha convertido en un lugar excesivamente comercial para tratarse de un lugar sagrado, y está a punto de convertirse en un destino exclusivo para turistas de altos ingresos, lo que le hace  perder a mi gusto parte de la magia y el interés.

Un negocio sagrado…